6 aplicaciones prácticas de la termografía para la inspección de edificios.

En el año 1800 Sir Frederick William Herschel descubrió la existencia de la radiación infrarroja.
El conocimiento de esta franja del espectro electromagnético y del comportamiento físico de los materiales respecto a la radiación que emiten se lo debemos a los estudios de científicos como Planck, Kirchoff, Wien, Stephan y Boltzmann.
Los infrarrojos están situados entre el espectro visible y las microondas del espectro electromagnético, siendo su fuente principal de radiación el calor. Por esto cualquier cuerpo u objeto con una temperatura superior al cero absoluto emite infrarrojos.

Imagen 2.4: Detalle de falta de aislamiento en muro de cerramiento exterior de edificio.

Imagen 2.4: Detalle de falta de aislamiento en muro de cerramiento exterior de edificio.

La termografía, por tanto, es la ciencia relativa a la captación de la radiación infrarroja y se realiza mediante unas cámaras preparadas a tal efecto. El ojo humano no puede captar a simple vista la radiación infrarroja, pues queda fuera de nuestro espectro electromagnético de visión. Una cámara infrarroja, lo que hace es registrar la intensidad de la radiación en el área de infrarrojos y convertirla en una imagen visible. La inspección de edificios mediante infrarrojos es un medio no invasivo de supervisión y diagnóstico del estado de las construcciones.

De esta manera, podemos detectar precozmente afectaciones y deficiencias que nos permitan realizar un adecuado mantenimiento de nuestro edificio.
La inspección con infrarrojos nos permite detectar:

  1. Pérdidas de energía y puentes térmicos.
  2. Fallos y deficiencias en el aislamiento térmico o incluso ausencia del mismo.
  3. Fugas de aire.
  4. Humedades en cubiertas y muros interiores y exteriores del edificio.
  5. Roturas y fugas en tuberías de agua caliente y averías en calefacción.
  6. Fallos en la instalación eléctrica.

A continuación analizamos cada uno de estos apartados:

1. Pérdidas de energía y puentes térmicos.

Tanto las pérdidas energéticas, que son el resultado de anomalías en la construcción, como los puentes térmicos, donde la envolvente térmica del edificio tiene una resistencia térmica menor, se manifiestan con el uso de las cámaras termográficas.
El calor aprovecha los puentes térmicos para encontrar la ruta más sencilla desde los espacios calefactados hacia el exterior y algunas de las consecuencias de su existencia son:

  • Problema de condensación en esquinas.
  • Pérdidas de calor.
  • Áreas frías en el edificio.

Imagen 1.1: Termografía de interior de vivienda con puente térmico en techo.

Detalle de puentes térmicos en fachada exterior de edificio, quedando acusados los cantos de forjado.

Detalle de puentes térmicos en fachada exterior de edificio, quedando acusados los cantos de forjado.

Imagen 1.3: El aislamiento del muro no incluye los forjados que quedan manifestados en la fachada exterior de edificio.

Imagen 1.3: El aislamiento del muro no incluye los forjados que quedan manifestados en la fachada exterior de edificio.

Imagen 1.4: Termografía de puente térmico en esquina de caja de escalera. Se marca incluso el paso de vigueta.

Imagen 1.4: Termografía de puente térmico en esquina de caja de escalera. Se marca incluso el paso de vigueta.

2. Fallos y deficiencias en el aislamiento térmico o incluso ausencia del mismo.


Mediante el uso de cámaras termográficas podemos localizar defectos de construcción como la falta de aislamiento o deficiencias en el funcionamiento del mismo de manera rápida y certera.
Gracias a la termografía podemos visualizar de manera instantánea las pérdidas térmicas que penalizan la eficiencia energética de nuestro edificio.

Imagen 2.1: Detalle de pérdida energética de calefacción por radiadores encastrados en muro exterior bajo ventana donde la sección del muro queda reducida a la mitad.

Imagen 2.1: Detalle de pérdida energética de calefacción por radiadores encastrados en muro exterior bajo ventana donde la sección del muro queda reducida a la mitad.

Imagen 2.2: Otro ejemplo de pérdida energética de calefacción por radiadores encastrados en muro exterior donde la sección del muro queda reducida.

Imagen 2.2: Otro ejemplo de pérdida energética de calefacción por radiadores encastrados en muro exterior donde la sección del muro queda reducida.

Imagen 2.3: Detalle de pérdida de energía térmica a través del muro de fachada exterior del edificio.

Imagen 2.3: Detalle de pérdida de energía térmica a través del muro de fachada exterior del edificio.

Imagen 2.4: Detalle de falta de aislamiento en muro de cerramiento exterior de edificio.

Imagen 2.4: Detalle de falta de aislamiento en muro de cerramiento exterior de edificio.

Imagen 2.5: Detalle de aislamiento insuficiente en capialzados de ventanas exteriores.

Imagen 2.5: Detalle de aislamiento insuficiente en capialzados de ventanas exteriores.

3. Fugas de aire.

Es posible que la envolvente térmica del edificio se encuentre penalizada por la existencia de fugas de aire, lo que conlleva un mayor consumo de energía y puede provocar condensaciones en la construcción.

Imagen 3.1: Fugas de aire en techo y ventana tomadas con presión negativa en el interior.

Imagen 3.1: Fugas de aire en techo y ventana tomadas con presión negativa en el interior.

La cámara termográfica puede detectar los patrones característicos que se producen cuando el aire frío entra por una fuga en la construcción recorriendo una superficie.

4. Humedades en cubiertas y muros interiores y exteriores del edificio.

La presencia de humedad en el interior de los edificios, bien sea por filtraciones con origen en la cubierta o por capilaridad en la base de los muros es el origen de algunas de las más habituales deficiencias que encontramos en los edificios.
Mediante el uso de cámara termográfica podremos determinar dónde se encuentran las áreas húmedas que pueden provocar otras afectaciones en el interior como daños en los paramentos, humedades por condensación, degradación del material de los muros y techos o, incluso, afectaciones a la estructura.

Imagen 4.1: Detalle de humedad en techo trastero con origen la azotea superior.

Imagen 4.1: Detalle de humedad en techo trastero con origen la azotea superior.

Imagen 4.2: Humedad en techo de garaje por fallo en la red de evacuación.

Imagen 4.2: Humedad en techo de garaje por fallo en la red de evacuación.

Imagen 4.3: Áreas húmedas del muro en caja de escalera que nos permiten valorar el origen de las mismas.

Imagen 4.3: Áreas húmedas del muro en caja de escalera que nos permiten valorar el origen de las mismas.

Imagen 4.4: Humedades por capilaridad en planta baja de portal.

Imagen 4.4: Humedades por capilaridad en planta baja de portal.

Imagen 4.5: Detalle de humedades en acceso a portal reflejadas en la termografía.

Imagen 4.5: Detalle de humedades en acceso a portal reflejadas en la termografía.

5. Roturas y fugas en tuberías de agua caliente y averías en calefacción.

Gracias al uso de cámaras termográficas podemos detectar fugas en conducciones y tuberías de manera muy sencilla, incluso cuando estas se encuentran bajo el suelo o las paredes, determinando la localización exacta de la avería lo que permite ahorrar dinero evitando excavaciones innecesarias.

Imagen 5.1: Fuga en sistema de calefacción por suelo radiante.

Imagen 5.1: Fuga en sistema de calefacción por suelo radiante.

Imagen 5.2: Termografía que nos permite conocer la existencia de tuberías rotas o bloqueadas.

Imagen 5.2: Termografía que nos permite conocer la existencia de tuberías rotas o bloqueadas.

Imagen 5.3: Termografía que nos permite conocer la existencia de tuberías rotas o bloqueadas.

Imagen 5.3: Termografía que nos permite conocer la existencia de tuberías rotas o bloqueadas.

6. Fallos en la instalación eléctrica.

La termografía puede usarse para la revisión de instalaciones, cuadros eléctricos, fusibles y conexiones.
La detección de problemas invisibles a simple vista hace posible la reparación de los mismos.

Imagen 6.1: Si un fusible está sobrecalentado existe potencial riesgo de incendio.

Imagen 6.1: Si un fusible está sobrecalentado existe potencial riesgo de incendio.

Imagen 6.2: Detalle de instalación en centro de transformación.

Imagen 6.2: Detalle de instalación en centro de transformación.

Más detalles: vídeo sobre las inspecciones termográficas (en inglés).

Así, si está usted interesado en una inspección con cámara termográfica, contacte con nosotros en el 900 866 367 o escribiendo un correo a info@espanaite.com y le enviaremos un presupuesto sin compromiso. El coste por hora empieza en 95€ + IVA e incluye la cámara, el técnico que la manipula, y las imágenes de la inspección en formato digital y en papel. Una inspección termográfica, como puede haber leído en este artículo, le puede ahorrar grandes gastos ya que puede detectar la zona dañada sin necesidad de realizar pruebas invasivas como calas o roturas de revestimientos o solados.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.